Quizás la noticia pueda servirle de justificación a los frustrados simpatizantes de Sergio Martínez: el campeón mundial de peso mediano tuvo que ser trasladado a un hospital, tras su triunfo unánime ante el británico Martin Murray, el sábado 27 de abril, en el estadio José Amalfitani, de Buenos Aires, la capital argentina.
Pero una mala y otra peor. "Maravilla" sufrió una fractura en su mano izquierda, presumiblemente en el segundo asalto, y hubo que colocarle una férula de yeso que llevará durante 45 días, en tanto efectuará ejercicios de rehabilitación durante dos meses posteriores. El tratamiento a seguir dependerá de la evolución que tenga concluido el proceso inicial.
Según la española Raquel Bordons, doctora personal de Martínez, el púgil sufrió una "fractura por compresión del hueso grande del carpo y en 2013 será casi imposible que vuelva a pelear".
Con más de tres quinquenios dedicados al pugilismo profesional, quizás esa podría ser la última pelea de Martínez, porque la propia especialista expresó que "(Martínez) tiene 38 años y (a su edad) las lesiones son más difíciles de recuperar".
El insípido triunfo de Martínez ante más de 35 mil espectadores provocó alarma entre los argentinos y todos los seguidores del nativo de Quilmes. Varios medios de esa nación sudamericana e innumerables conocedores del boxeo señalaron incluso que a Murray le arrebataron la victoria.
Al comentar el pleito y todavía sin conocer la lesión, reseñé en Zona de Boxeo que Martínez desembarcaba sin fuerza "su potente mano izquierda". Para nada intento justificar el desenvolvimiento del sudamericano, pero la fractura puede explicar en alguna medida cómo Murray al no recibir golpes de fuerza, tomó confianza y poco a poco se lanzó a la ofensiva.
En las declaraciones al sitio "canchallena.lanación.com.arg", la doctora Bordons desechó que este trauma tuviera vínculos con el anterior que sufrió Martínez durante la pelea frente al mexicano Julio César Chávez Jr., el 15 de septiembre del pasado año, cuando le arrebató al azteca por unanimidad la corona mediana del Consejo Mundial (CMB).
"Sergio se lastimó en el segundo round, pegando contra el codo de Murray", explicó la galeno. "Fue hueso contra hueso y perdió el hueso más débil. La anterior lesión fue en el metacarpiano. Por consecuencia de la rotura, tuvo que forzar otras articulaciones, como por ejemplo el brazo derecho".
Lo único realmente positivo para "Maravilla" es que tendrá disponible todo el tiempo necesario para la recuperación, sin que pierda la vigencia de su titulo. Así lo estipula para casos de lesiones el CMB, que respalda a los monarcas con la condición de "campeón absoluto en receso", mientras abre un paréntesis para los aspirantes, que podrán conseguir la faja interina.