Como todo púgil, el mexicano Abner Mares es ambicioso y no se conforma con el título de campeón supergallo del Consejo Mundial de Boxeo (CMB). Mares quiere más, mucho más.
A sus 27 años Mares (25-0-1, 13 KOs) confiesa que no tiene dificultades para hacer el peso de las 122 libras, pero se ha desgastado sin éxito solicitando enfrentarse al filipino Nonito "Flash" Donaire, monarca OMB, o al cubano Guillermo "El Chacal" Rigondeaux, titular AMB.
Considera que es el momento apropiado en su carrera para subir a las 126 libras en busca de adversarios que propician bolsas más lucrativas, aunque comprende que no será tarea fácil imponerse en esa división.
"En peso pluma se encuentran rivales atractivos, las grandes peleas, las grandes bolsas, por eso me llama brincar de división", dijo Mares al periódico mexicano "Esto".
Sin dudas, el flamante campeón Miguel Angel "Mikey" García, junto al cubano Yuriorkis "El Ciclón de Guantánamo Gamboa, el indonesio Chris John, el mexicano Daniel Ponce de León y el puertorriqueño Juan Manuel "Juanma" López son nombres que pueden resultar atrayentes en cualquier cartelera en las que Mares sea el rival de turno.
Después de vencer en par de ocasiones al ganés Joseph "King Kong" Agbeko y adueñarse de la corona gallo de la Federación Internacional (FIB) en 2011, Mares decidió emprender camino hacia la categoría inmediata superior y también se alzó con el fajín vacante del Consejo Mundial (CMB) tras doblegar por fallo unánime a Eric Morel, en abril del pasado año en El Paso, Texas.
En su primera y única defensa, Mares se impuso por fallo unánime a Anselmo "Chemito" Moreno el 10 de noviembre de 2012 en el Staples Center, de Los Ángeles, California.
"Todavía puedo dar el (peso) supergallo y por un buen tiempo, pero para eso tengo que trabajar fuerte", añadió Mares al diario azteca. "Creo que aún puedo hacer un par de peleas en este peso, buscar un encuentro contra Nonito Donaire y hacer mi defensa oficial con Víctor "El Vikingo" Terrazas.
Y Donaire, por su parte, dijo hace algunos días que le gustaría enfrentar a Mares o Rigondeaux el próximo 15 de abril, cuando tiene separado espacio en cartelera prevista en el Mandalay Bay Resort, de Las Vegas.
"No le corro a nadie, ni me le escondo a nadie", dijo Donaire (31-1-0, 20 KOs). "Quiero que Bob Arum haga la pelea contra Mares en abril".
Si las palabras no se las lleva el viento, el atractivo pleito entre Donaire y Mares podría estar al doblar de la esquina. Quizás entonces el azteca no se vea precisado a saltar hacia los plumas buscando una gran bolsa. Con Donaire la tiene garantizada.