Empate pelea entre Francisco Vargas y Orlando Salido -“Fue una guerra”. Así describió el todavía campeón mundial Francisco “El Bandido” Vargas el encuentro que tuvo con Orlando “El Siri” Salido por el título mundial superpluma (130 Lb/58,9 Kg) del Consejo Mundial de Boxeo (CMB).

El juez Jerry Cantu vio ganar a Vargas 115 a 113. Los jueces Hubert Minn y Lou Moret dieron un empate 114-114.* La pelea fue declarada empate mayoritario y el campeón Vargas conserva su corona.* La velada se llevó a cabo el sábado 4 de junio de 2016 en el StubHub Center, en Carson, California, EE.UU.

No hubo round de estudio. Los peleadores parecían esos muñecos de cuerda que ponen en un ring y se dan sin parar, solo que a estos no se les acababa la cuerda. *Candidata a ser considerada la pelea del año, terminó tal como empezó, en un ritmo frenético, infernal, donde ninguno de los guerreros mexicanos retrocedió ni un paso.

Orlando Salido en verdad quería arrebatar ese cinturón al “Bandido” Vargas y lo buscó intensamente. “Sabía que la pelea iba a ser complicada y que Vargas era muy bueno, así que me preparé para dar un buen espectáculo”, declaró luego de la pelea. “Creo que gané, por muy poco margen, tal vez por decisión dividida, pero la gané”, dijo frustrado.

La pelea se desarrolló en su totalidad en el cuerpo a cuerpo.* Salido dio una lección de boxeo, haciendo esquives de cintura que hacían fallar constantemente al campeón, manejando muy bien el trabajo en las cuerdas, enviando ganchos endiablados al rostro y al costado de “El Bandido”.

El campeón Vargas terminó con el rostro ensangrentado, con las dos cejas rotas con largas cortaduras que fueron trabajadas muy bien en su esquina casi desde el primer round y que obligaron al réferi Raúl Caiz a pedir varias veces el parecer del médico del ring para continuar con las acciones.

“El Bandido” alegó que las cortadas fueron producto de los reiterados cabezazos del retador, a quien el réferi llamó la atención reiteradamente por ir con la cabeza adelante y le advirtió que de seguir, le bajaría un punto. “Me rompió con la cabeza, y se pelea con los puños, afirmó Vargas. “Sí chocamos las cabezas, pero yo se la abrí con puros golpes, nos dimos con todo”, contestó Salido.

Luego del sexto round, Vargas atendió las indicaciones de su esquina, y abrió la distancia con Salido, utilizando el recto de izquierda en forma incisiva y un buen manejo de piernas para frenar las intenciones de acercarse del “Siri”. Fueron sus mejores rounds y logró poner en dificultades a Salido, pero éste supo soportar el chaparrón, reponerse y recuperar su estrategia de pelea, martillando en corto el rostro y los costados del campeón. Aunque por momentos parecía que les ganaba el cansancio, ambos pugilistas dieron demostración de una buena preparación física para el encuentro.

A sus 35 años, “El Siri” Salido, quien ha ostentado el cinturón pluma de la Federación Internacional de Boxeo (FIB), y de la Organización Mundial de Boxeo (OMB), falló en su tercer intento por lograr la corona superpluma, con una derrota y dos empates, dos ante el boricua Román “Rocky” Martínez y ahora con “El Bandido” Vargas. Su foja aumenta ahora a* 61 combates, con 43 triunfos (30 KO), 13 derrotas (5 KO) y 4 empates.

Francisco Vargas consiguió retener el título que ganó en noviembre de 2015 ante el gran campeón japonés Takashi Miura, en Las Vegas, Nevada, y que fue considerada la pelea del año.* A sus 31 años posee un record invicto de 25 combates, con 23 triunfos (17 KO) y 2 empates.

Algunos dicen que el fallo fue justo, pues ninguno de los dos merecía perder. La revancha entre estos dos gladiadores quedó flotando en el ambiente, aunque el campeón Vargas dijo que tendría que discutirlo con su cuerpo técnico y apoderado.