Epica batalla entre “Bandido” Vargas y “Siri” Salido -Una épica batalla, de esas en la que no existen treguas, sostuvieron los mexicanos Francisco Vargas, campeón mundial súper pluma del Consejo Mundial (CMB) y el veterano Orlando Salido, el 4 de junio, en el StubHub Center, de Carson, California.

Como premio al mar de golpes que se mantuvo a lo largo de los 12 asaltos, los jueces ofrecieron un empate en sus votaciones. Dos de ellos, el hawaiano Huber Minn y el californiano Lou Moret dieron idénticos 114 puntos a cada peleador, en tanto el también oficial del estado, Jerry Cantú se inclinó por Vargas 115-113.

Con el resultado, “El Bandido” Vargas (23-0-2, 17 KOs) retuvo el cinturón y su condición de invicto, aunque tuvo que esforzarse hasta el límite para no sufrir el primer revés de su carrera, ante un veterano de 35 años, que demostró coraje, preparación física y ansias de conquistar el cuarto título del orbe y el primero en las 130 libras.

Había conquistado el reinado de las 130 libras, al aplicar el cloroformo en el noveno asalto al japonés Takashi Miura, el 21 de noviembre pasado, en el hotel y casino Mandalay, de Las Vegas, donde el asiático hacía la novena defensa del título.

Aplausos, gritos de respaldo hacia uno y otro, y la afición de pie en innumerables ocasiones fueron la muestra palpable del respetable al extraordinario coraje mostrado por los dos púgiles en un animado duelo, que se inscribe por derecho propio a figurar entre las aspirantes a “Pelea del Año” sin *lugar a dudas.

En los primeros instantes de la fracción inicial hubo algo de estudio, pero muy poco. Ya en el segundo minuto, Vargas soltó su mano derecha y Salido lejos de replegarse avanzó como toro embravecido por la afrenta. De ahí en adelante hubo una guerra interminable y baste señalar que entre ambos lanzaron más de ¡2 mil! golpes, según reportes, con ligera ventaja para el monarca, que desembarcó ¡1139! Y una cifra cercana a los mil para el retador.

Aunque no existió defensa en ninguna de los peleadores, los amantes del boxeo-espectáculo disfrutaron a plenitud. Golpes y más golpes. Ganchos con ambas manos, ora uno, ora otro. Potentes rectos de derecha que estremecían las cabezas y violentos mazazos a la anatomía resultaron la tónica de principio a fin. Tampoco faltaron los impactos de testa, que obligaron al árbitro Raúl Caíz Sr. a llamarle la atención a los dos en varias ocasiones y que resultaron los causantes de dos peligrosas heridas en el rostro de Vargas.

Una en el párpado izquierdo durante los primeros asaltos, que obligó a trabajar arduamente al “cutman” del campeón y obligó al tercer hombre del ring a solicitar la evaluación médica, y la otra ya en la postrimerías del enfrentamiento.

A pesar de la gran cantidad de golpes de poder, ninguno de los dos fue a la lona por los impactos del adversario. Hubo una caída de Salido en el décimo, pero fue un resbalón después de tirar un golpe, que Caíz apreció como correspondía.

Al concluir las intensas acciones, más bien una guerra sin cuartel de toma y daca, Vargas, de 31 años, reconoció las virtudes de Salido, quien por su parte dijo había superado a su oponente y se consideraba ganador de la reyerta.

El enfrentamiento había transitado por un camino de espinas, pues el 28 de abril la promotora Golden Boy (GBP) emitió un comunicado en el que señalaba que “Francisco Vargas dio positivo a la sustancia clembuterol, luego de un programa de pruebas voluntarias que solicitó el propio púgil de cara a su combate del 4 de junio”.

En la misma nota, GBP exponía que, de acuerdo con Vargas, el positivo se debía a una ingesta de carne contaminada en México, donde el clembuterol es utilizado por la casi totalidad de los rancheros en la alimentación del ganado.

La promotora reconoció que Vargas “estuvo limpio anteriormente en este regimiento de pruebas voluntarias y en todas sus peleas anteriores” y que “saldrá de inmediato de México a Estados Unidos con el fin de evitar cualquier posible repetición de la situación”.

El CMB, por su parte, explicó que Vargas había salido negativo a una prueba efectuada en California, cinco días antes del chequeo en México, donde continuó su campo de entrenamiento para el pleito contra Salido.

Ante la limpia trayectoria de Vargas, el CMB y la Comisión Atlética de California decidieron no aplicarle sanciones, aunque está última le otorgó una “licencia temporal” para que enfrente a Salido, pero con la advertencia de que “no tolerará otra irregularidad”.

Confirmado el combate, Vargas agradeció la decisión de ambas entidades y también de muchas personas que expresaron el reconocimiento a su inmaculada trayectoria, que se inició con triunfo unánime en cuatro asaltos ante el estadounidense Daniel Calzada, el 12 de marzo de 2010, en el Gaylord Hotel, de la ciudad de Grapevine, Texas.

Ex campeón mundial pluma de la Federación Internacional (FIB) y de la OMB en par de ocasiones, “Siri” Salido (43-13-4, 30 KOs) venía de un empate en 12 asaltos frente al puertorriqueño Román “Rocky” Martínez, quien retuvo la faja de la OMB en las 130 libras.

Cinco meses antes, Salido, de 35 años, salió derrotado por fallo unánime frente a Martínez, en San Juan, capital de Puerto Rico, donde el azteca radicado en Phoenix,* Arizona, fue a la lona en el tercero y quinto asaltos, y también le descontaron un punto por golpe bajo en el undécimo.