Voló como una mariposa y seguirá picando como una abeja -Tal como el mismo decía al interpretar el arte del boxeo: Muhammad Ali se ha ido para siempre, volando como una mariposa, y su legado continuará picando como una abeja en la Eternidad.

El mundo rinde tributo hoy al mítico boxeador profesional, ex campeón del mundo de peso completo, a quien nunca nadie le refutó su arrogante autoproclamación como “el más grande”, porque sin dudas su historial entre los encordados, su maestría incomparable y su desenfadado verbo justifican plenamente el calificativo.

No sólo fue un hombre del pugilismo.* Fue un luchador apasionado por los derechos civiles en Estados Unidos, y aunque no escapa de las contradicciones que suelen distinguir a los seres humanos, con su inteligencia y su discurso encendido, supo ganarse el respeto en todo el globo terráqueo.

Tras fallecer en la noche del viernes 3 de junio a la edad de 74 años, como consecuencia de graves trastornos respiratorios derivados del Mal de Parkinson, enfermedad degenerativa que fue consumiendo su físico, pero que nunca pudo doblegar su espíritu, muchas personalidades han expresado pesar por la irreparable pérdida.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, aseguró que fue “un hombre que luchó por todos nosotros”, tras ofrecer sus condolencias por el fallecimiento de quien al nacer fue nombrado Cassius Clay, y luego se transformó en Muhammad Ali, al convertirse a la religión musulmana.

Es una referencia a la combativa actitud que mantuvo Ali en favor de los derechos civiles de los negros estadounidenses, y a su negativa a combatir en la guerra de Vietnam, un conflicto bélico que costó a Estados Unidos decenas de miles de vidas, centenares de millones de dólares en pérdidas materiales, una secuela traumática que aún viven muchos veteranos, y una pérdida de prestigio internacional que es aún un lunar en la política exterior estadounidense.

Mike Tyson, otro mito del boxeo profesional y ex campeón del mundo de peso completo dijo en su cuenta de Twitter: “Dios vino por su campeón.* Por mucho, el más grande”, en tanto que Tiger Woods, un golfista afro estadounidense que fue durante mucho tiempo el deportista profesional mejor pagado del mundo afirmó: “Serás siempre el más grande más allá de todo lo que hiciste sobre el cuadrilátero. Un campeón para mucha gente, y de muchas maneras”.

Pelé, el astro brasileño del fútbol mundial, considera que “el universo del deporte ha sufrido una gran pérdida. Muhammad Ali fue mi amigo, mi ídolo, mi héroe”.
David Cameron, Primer Ministro del Reino Unido de la Gran Bretaña e Irlanda del Norte ha dicho que Ali “no fue sólo un campeón en el ring. Fue un campeón de los derechos civiles, y un modelo para muchas personas”.

El famoso boxeador y hoy presidente de la promotora Golden Boy, el estadounidense de raíces mexicanas Oscar de La Hoya expresó: DEP (Descanse en paz) Muhammad Ali, una leyenda que trascendió el deporte y fue un verdadero campeón para todos”.

Dos de los mitos del boxeo contemporáneo, el invicto y retirado multicampeón del mundo, el estadounidense Floyd Mayweather Jr., el deportista mejor pagado de todos los tiempos, según la Revista Forbes, y su principal rival por el reinado libra por libra del mundo en el boxeo de paga, el filipino Manny Pacquiao, también expresaron sus condolencias por la irreparable pérdida.

“Hoy mi corazón está con el pionero, con la verdadera leyenda, y con el héroe de mil maneras”, afirmó Mayweather Jr., en tanto que Pacquiao resumió sus sentimientos con la expresión “Perdimos a un gigante hoy (Viernes 3 de junio)”.

Hasta el aspirante a la presidencia de Estados Unidos por el Partido Republicano, el millonario empresario Donald Trump, olvidó sus diferencias con Ali con respecto a la forma de percibir a la minorías y a la comunidad musulmana, al considerar: “Muhammad Ali ha muerto a los 74 años.* Un verdadero campeón y un tipo maravilloso. Será extrañado por todos”.