Las Vegas.-La mayor frustración para un boxeador ocurre cuando losárbitros le arrebatan la victoria después de intensas semanas depreparación, esfuerzos y sacrificios. Lamentablemente es un mal tancotidiano, que pone en entredicho la honestidad de los oficiales yobliga a presumir que existen turbios manejos fuera del cuadrilátero.
El tema viene a colación nuevamente tras el triunfo unánime delestadounidense Jessie Vargas ante el ruso Anton Novikov, el 2 de agosto,en el salón Chelsea, del lujoso hotel y casino Cosmopolitan de LasVegas, donde el ganador retuvo la faja superligera de la AsociaciónMundial (AMB).
Para la inmensa mayoría de los que presenciaron el enfrentamiento–más de dos mil en la instalación- y otras decenas de miles através de la cadena televisiva HBO-, el zurdo europeo fue elindiscutible ganador, en un pleito de mucha acción durante los 12asalto y buen nivel técnico exhibido por ambos contendientes.
La desproporcionada puntuación favorable a Vargas no tiene fundamento,de acuerdo al desenvolvimiento de Vargas y Novikov en ese recinto.
Dave Moretti y Burt A. Clemens dieron idéntico 118-111 hacia la"Nueva Revelación" Vargas, en tanto Glen Trowbridge se inclinó porun 117-111. ¿Se habrán quedados aletargados los jueces durante elfragor de la reyerta? ¿O el respaldo del público al gladiador locallos privó de efectuar una evaluación justa?
De cualquier manera, Vargas sobrepasó a Novikov en los primeros tresasaltos, moviendo sus piernas con rapidez e impactando con ambas manos,mientras el ruso fallaba repetidamente en los intercambios.
A partir del cuarto round, Novikov hizo ajustes en el plan táctico,utilizó con mayor efectividad el jab de derecha y pegó más golpes quesu oponente, quien poco a poco fue de más a menos y cedió ante elempuje del contrario.
En los primeros segundos del quinto episodio, Vargas conectó una fuertederecha al rostro de Novikov. Pero este lejos de amilanarse intensificóel ataque y ganó sin discusión esa fracción, pues su rival mermó enla cantidad de golpes lanzados.
Algo similar sucedió en el siguiente capítulo. El estadounidenseconsiguió un impacto de poder, pero el europeo marcó mucho más consus dos manos, sobre todo en el rostro.
La escena se repitió en lo adelante y al final Novikov sumó másgolpes que su adversario, pero los tres oficiales se inclinaron por elnacido en Los Ángeles, residente desde hace varios años en La Ciudaddel Pecado.
Vargas, de 25 años, había conquistado el cetro de las 140 libras alderrotar en cerrado pleito al zurdo ruso Khabib "El Halcón"Allakhverdiev, el 12 de abril pasado, en el hotel y casino MGM Grand deLas Vegas.
Previamente, Novikov, de 26 años, había doblegado por unanimidad almexicano Javier "Terry" Castro, el 17 de mayo, en Fresno,California. Su carrera se opacó hace dos años al dar positivo trasvencer por unanimidad al sueco, nacido en Georgia, Karlo Tabahua, enChelyabins, Rusia.