El campeón mundial gallo avalado por la Organización Mundial (OMB), el japonés Tomoki Kameda, continúa dándole un rumbo definido a su carrera en Estados Unidos. El menor del trío Kameda, incluido junto a Koki y Daiki en el Libro Guinness de récords como los primeros tres hermanos que han ostentado títulos mundiales en el boxeo profesional simultáneamente, llegó a la gran carpa para quedarse.
Después de su victorioso debut en el MGM de Las Vegas el pasado sábado 12 de julio, con un fulminante gancho de izquierda al hígado del experimentado tailandés Pungluang Sor Singyu (46-3-0, 31 KOs), el boxeador nipón vuelve a ser noticia aunque, en los tiempos que corren, el asunto sorprende a pocos.
Tomoki Kameda (30-0-0, 19 KOs), quien cumplió 23 años justamente el día de su triunfo en la Ciudad del Pecado, es ya uno más en el creciente número de púgiles vinculados de manera contractual con el poderoso y enigmático Al Haymon como su asesor.
En declaraciones aparecidas en la versión digital de The Ring, el monarca de las 118 libras expresó: "Es tiempo de dar un paso adelante en mi carrera ahora que he firmado (contrato) con Al Haymon. Acabo de pelear contra un oponente muy muy difícil, que vino a intercambiar y llegar al último round. Pero yo estaba preparado para noquearlo y tener una actuación impresionante."
"Pude conectarle con un gancho perfecto al cuerpo y pienso que dejé claro mi talento y mis habilidades, y eso es lo que impresionó a todos. Ahora, es tiempo de conseguir peleas más importantes. Estoy muy emocionado. Acabo de boxear por primera vez en Estados Unidos, en Las Vegas, y fue perfecto", sentenció el benjamín del clan Kameda a través de un miembro de su equipo (Luis De Cubas Jr., hijo del legendario agente de boxeadores) que le sirvió de intérprete.
El interés de Tomoki en encaminar su carrera fuera de su natal Japón, contrario a la tradición de sus coterráneos que raras veces pisan cuadriláteros foráneos, no es una alternativa sino una necesidad impuesta por su actual situación.
El pasado 7 de febrero, la Comisión Japonesa de Boxeo (JBC por sus siglas en inglés) determinó revocarle la licencia al Kameda Gym, decisión que colocó a los tres hermanos ante una disyuntiva: boxear en el extranjero o ponerse en manos de otro gimnasio –y promotor– con sede en el país para poder continuar rivalizando en el territorio insular.
En Japón, los boxeadores rentados deben estar bajo contrato con un manager legitimado por la JBC, además de estar inscritos en un gimnasio que posee los derechos exclusivos sobre el púgil como miembro de la Asociación Japonesa de Boxeo Profesional.
Pasados más de cinco meses, el exilio impuesto al trío se mantiene vigente y por el momento el presidente de la JBC, Hiroshi Akiyama, no parece con ánimo de revocar la medida.
Aunque aún no es un hecho consumado, las rúbricas de Koki (27 años) y Daiki (25) no deben tardar en unirse a la de su hermano menor para ingresar en el gremio de Haymon.
Koki (32-1-0, 17 KOs) dejó vacante en diciembre su fajín gallo por la Asociación Mundial (AMB), tercer título de su carrera profesional en igual número de divisiones (mosca ligero, mosca y gallo). Al anunciar su descenso en la báscula hasta las 115 libras (supermosca), el mayor del trío Kameda no escondió su ambición de convertirse en el primer nipón en proclamarse monarca en cuatro categorías de peso.
Daiki (29-4-0, 18 KOs), doble monarca del orbe en par de divisiones (mosca y supermosca), también renunció a su cetro de campeón supermosca (115 lb.) de la Federación Internacional (FIB) a finales de marzo, aunque en medio de circunstancias bien diferentes. Aquel cinturón de las 115 libras que había conservado a pesar de la derrota ante Liborio Solís en diciembre (porque el venezolano no cumplió con el pesaje) fue el detonante de la sanción que impuso la JBC al Kameda Gym, por "irregularidades" en la organización del combate.
Tomoki "Mexicanito" Kameda (y más temprano que tarde Koki y Daiki) se suma a una nómina de grandes nombres que tienen al influyente e inescrutable Haymon como el faro que guía sus carreras, incluyendo a Floyd Mayweather Jr., Marcos Maidana, Danny García, Lucas Matthysse, Peter Quillin, Leo Santa Cruz, Erislandy Lara, Deontay Wilder, Miguel Vázquez, Keith Thurman, Shawn Porter y Adrien Broner; y en fecha más reciente, Adonis Stevenson, Rancés Barthelemy, Lamont Peterson, Anthony Peterson, Chad Dawson, Amir Khan, Robert Guerrero y Luis Collazo.
Casi nada... dentro de poco –o desde ya– Haymon podrá ser bautizado como la Roma del pugilismo rentado.