Al cubano Yuriorkis Gamboa no le preocupa la estatura del campeón mundial ligero Terence Crawford, con quien cruzará guantes el 28 de junio en el CenturyLink Center, de Omaha, Nebraska.
Ambos con idénticos récords de 23 triunfos, 16 concluidos antes del límite, "El Ciclón de Guantánamo" Gamboa, monarca interino de la Asociación Mundial (AMB), tiene tres pulgadas menos, 5,5 pies por 5,8 de "El Cazador" Crawford, titular de la división pluma de la Organización Mundial (OMB).
"Durante mis años en Cuba boxeé contra boxeadores altos de buena técnica y aprendí a ganarles", dijo Gamboa durante un entrenamiento para los medios en Miami. "Estamos trabajando duro para esta pelea. La preparación ha sido muy buena y estamos haciendo las cosas que tenemos que hacer para ganar esta pelea".Para los amantes del este deporte en Omaha, ubicada en el extremo oriental de Nebraska, será una doble fiesta la realización del cartel, por ser Crawford oriundo de la ciudad y porque desde hace 42 años no se efectúa allí un combate por el título mundial. Fue en 1972 cuando los pobladores de esa urbe disfrutaron del triunfo de Joe Frazier, monarca de los pesos pesados, contra el retador Ron Stander.
"Este es el tipo de combate que estábamos buscando, frente a un campeón mundial para demostrarles a todos quién es el verdadero rey de la división", dijo Gamboa, que se hizo del cetro interino ligero AMB, al derrotar por unanimidad al colombiano Darleys Pérez, el 8 de junio del pasado año, en Montreal, Canadá.Pero aunque se impuso gracias a su mejor técnica y superioridad de impactos, Gamboa estuvo lejos de mostrar la demoledora pegada que lo hizo un boxeador temido en la división pluma y también en los superplumas."A toda esa gente que me quiere le digo que no se preocupen, porque nunca he dejado de entrenar y me siento muy bien", agregó Gamboa al referirse a la ausencia de actividad competitiva desde hace un año.
Crawford, de 26 años, conquisto el cetro el 1 de marzo, al doblegar al entonces monarca Ricky "Rickster" Burns en su propia casa, en Glasgow, Escocia, donde el titular efectuaba la cuarta defensa de su reinado.
"Estamos trabajando en ser agresivos, pero con inteligencia, hay que buscar la oportunidades y aprovecharlas, expresó Gamboa, de 32 años. "La defensa también es importante y si hay que contra golpear pues también lo podremos hacer".
Crawford resaltó que había esperado largo tiempo este momento desde que se convirtió en profesional y muchas personas le preguntaban cuándo pelearía en Omaha. "Va a ser una gran oportunidad para mí pelear en Omaha y tener éxito con una victoria sobre un boxeador como Gamboa", explicó Crawford.
El promotor Bob Arum, fundador y principal directivo de Top Rank, precisó que en este pleito se enfrentan los dos mejores pesos ligeros del mundo. "El ganador se establece legítimamente como el número uno en ese peso", señaló Arum, quien añadió que existieron negociaciones para que Gamboa enfrentara al campeón superpluma Miguel Ángel "Mikey" García, pero éste último pidió demasiado dinero y entonces Crawford surgió como el rival lógico del caribeño."Esta pelea es tan buena, tal vez mejor que el García-Gamboa", enfatizó Arum, critico durante mucho tiempo criticó del cubano por sus problemas personales y por ausentarse de una rueda de prensa en Miami, donde se promocionaría el duelo entre Gamboa y el estadounidense Brandon "Bam Bam" Ríos."Simplemente no compartíamos las demandas económicas de Mikey", expresó Arum. "Mucho de eso se debió a que algunas personas le dijeron que Gamboa recibiría $ 1,5 millones y que él solo ganaría $ 750 mil, lo que era absurdo e incorrecto".El veterano promotor reconoció que Gamboa posee mucha energía, como la mayoría de los púgiles cubanos y que Crawford también es un excelente boxeador, lo que propiciará un excelente combate basado en la velocidad y el buen boxeo, con triunfo para que el logre imponer el plan táctico.