En la pelea 13 de su carrera profesional, Rex Tso escapó de la fobia alsupuestamente fatal número primo que rehúyen los supersticiosos; pero el combate estuvo lejos de ser un paseo por el prado, y el primer púgil rentado de la región china de Hong Kong debió reponerse de un tercer asalto en el que mostró una defensa espantosa antes de terminar sonriente con su mano en alto.
En la cartelera promovida por Top Rank bajo el nombre de "Furia de los pesos pluma", que tuvo como sede a la Arena Cotai del Casino Resort Venetian de Macao, Rex "El Chico Maravilla" Tso se enfrentó al tailandés Ratchasak Kokietgym en un duelo pactado a 10 asaltos en la división supermosca (115 libras). Haciendo un paréntesis en relación con el peso, el choque estuvo precedido de una falta inexplicable de comunicación que supuso un susto innecesario para el hongkonés.
Inicialmente se le informó a ambos púgiles que la reyerta se efectuaría en un peso límite de 117 libras, dos por encima de la categoría supermosca, aunque estarían en juego ambos cinturones de Tso, el de monarca continental de Asia (Consejo de Boxeo de Asia), por el Consejo Mundial (CMB), que defendería por tercera ocasión; y el de titular de Asia-Pacífico, versión Organización Mundial (OMB), que se adjudicara en su última aparición, el pasado 22 de febrero, noqueando al tokiota Mako Matsuyama.
Confiado llegaron Rex y su equipo a la báscula para el pesaje oficial el viernes y... ¡craso error!: el campeón defensor registró 1,5 libras por encima de las 115 estipuladas. Tras el susto, las debidas aclaraciones y algunas artimañas que con llevaron dos horas de espera,el hongkonés se deshizo de lo que le sobraba, y el pleito quedó oficialmente sellado con los dos cinturones aún en su poder.
La pelea frente al aguerrido pero poco avalado Ratchasak Kokietgym comenzó para Rex Tso según su libreto de siempre, sacando clara ventaja de su mayor alcance en los momentos en que boxeó desde la distancia y de su superior velocidad de manos en aquellos otros (a menudo demasiados) en que se animó a intercambiar.
Pero la evidente superioridad a menudo tiende a provocar un exceso de confianza y el hongkonés de 26 años fue víctima de sí mismo, en lo que pudo ser un final desastroso. En el tercer round, tras haber dominado con holgura y conectado los mejores golpes en los dos primeros, Rex comenzó a bajar la guardia y a subestimar al tailandés. Kokietgym le hizo pagar caro el desafío y lo envió a la lona a mediados de esa fracción con un doble gancho de izquierda.
El golpe no puso al ídolo de la afición local en malas condiciones, pero tampoco le enseñó la lección de manera debida, y antes de que concluyera la tercera ronda el tailandés obligó nuevamente a Tso a poner el guante en la lona con una certera combinación que concluyó con gancho de derecha al rostro.
Tras el gong, el hongkonés se repuso, hizo los ajustes necesarios y del cuarto en adelante las aguas tomaron nuevamente su nivel, aunque en reiteradas oportunidades Tso volvió a mostrarse vulnerable en la corta y media distancia.
En la voz de "Lupe" Contreras se dio a conocer el veredicto unánime de los tres jueces en favor de Tso: Adam Height de Australia y Salven Lagumbay de Filipinas lo vieron ganar 97-91; el también filipino Edward Ligas, 96-92.
El derrotado tailandés Ratchasak Kokietgym (22-3-1, 10 KOs) ofreció una gran demostración a pesar de haber sido elegido para el duelo a inicios de esta semana como sustituto de su compatriota Tiger Tor Buamas(17-1-0, 12 KOs), quien debió cancelar la cita al no obtener su licencia tras el examen médico de la Organización Mundial (OMB) y la Organización China de Boxeo Profesional (según un funcionario de esta última entidad los análisis de sangre dieron positivo por hepatitis B).
Buamas, también como suplente unos 15 días previos al combate, había tomado el lugar del japonés Atsushi Kakutani (14-4-1, 7KOs), quien fue el hombre elegido inicialmente, pero declinó su participación por una fractura en la muñeca cuando se entrenaba para la función de Macao.
Con el triunfo Rex Tso (13-0-0, 8 KOs) se coloca a un paso de una pelea por un título del orbe en la división supermosca, en la que reinan el japonés Kohei Kono por la Asociación Mundial (AMB), el tailandés Srisaket Sor Rungvisai avalado por el CMB y el argentino Omar Narváez legitimado por la OMB, mientras el cetro de la Federación Internacional sigue vacante por el ascenso en la báscula del nipón Daiki Kameda.
Para Tso será crucial pulir sus deficiencias defensivas previo a un enfrentamiento contra cualquiera de los mencionados o un combate eliminatorio para convertirse en el retador obligatorio de las 115 libras de una de las cuatro organizaciones boxísticas reconocidas universalmente. Si "El Chico Maravilla" exhibe frente a un contrincante de mayor calibre las lagunas que mostró ante Kokietgym, su sueño de convertirse en el primer monarca mundial de Hong Kong en el boxeo profesional se quedará en el capítulo de las utopías.
DONAIRE, WALTERS Y GRADOVICH VENCEN EN "FURIA DE LOS PESOS PLUMA"
En el resultado más esperado de la cartelera boxística "Furia de los Pesos Pluma", el filipino Nonito Donaire (33-2-0, 21 KOs) se coronó como tetracampeón mundial en una nueva división. El tagalo se quedó con el trono de supercampeon del sudafricano Simpiwe Vetyeka (26-3-0, 16KOs) por decisión unánime (39-36 en todas las tarjetas), después que una cortada bajo la ceja izquierda del retador obligara a detener las acciones en el cuarto round e ir a las boletas de los jueces.
Los otros dos titulares universales en la categoría pluma que escalaron al cuadrilátero partirán de la región china de Macao con sus respectivos cinturones.
El jamaiquino Nicholas Walters (24-0-0, 20 KOs) conservó su invicto y su condición de campeón regular de la AMB después de demoler en el quinto asalto al experimentado armenio nacionalizado australiano Vic Darchinyan (39-7-1, 28 KOs).
Por su parte, el ruso Evgeny Gradovich (19-0-0, 9 KOs) también mantuvo incólume su balance de victorias y derrotas y retuvo su corona versión FIB, aunque su amplio triunfo por fallo unánime (118-110, 117-110 y117-110) sobre el belga Alexander Miskirtchian (24-2-1, 9 KOs) se vio empañado por una visita a la lona del monarca en el sexto round.
Otro triunfador de la fecha fue el estadounidense Chris Avalos (24-2-0,18 KOs), quien despachó por la vía del cloroformo al japonés Yasutaka Ishimoto (24-7-0, 7 KOs) y se convirtió en el retador obligatorio del mandamás supergallo de la FIB, el español Kiko Martínez.
También salieron airosos el chino Ik Yang (15-0-0, 10 KOs) quien puso de pie a los aficionados con un predecible nocaut técnico en la fracción de apertura ante el indonesio Geisler AP (5-2-0, 3 KOs); el olímpico brasileño Esquiva Falcao (3-0-0, 1 KOs) con una opaca victoria por veredicto unánime en seis rounds (59-55, 59-55 y 58-55) aexpensas del surcoreano Eun-Chang Lee (7-4-0, 3 KOs); y el ídolo deMacao, Kuok Kun (4-0-0, 2 KOs) quien sigue imbatido tras pulverizar en el capítulo inicial al indonesio Muhammad Imam (9-5-0, 3 KOs).