Hong Kong.-El primer boxeador profesional hongkonés, Rex Tso Sing-yu, estará de regreso el próximo 31 de mayo, en el cuadrilátero de la Arena Cotai del Casino Resort Venetian, en la Región Administrativa Especial de Macao, en una cartelera boxística que Top Rank Promotions ha bautizado como "Furia de los pesos pluma".
En una noche en la que se disputarán tres títulos mundiales en la división pluma (126 lb.), Rex "El Chico Maravilla" Tso será una de las grandes atracciones por el número de seguidores con que ya cuenta en su Hong Kong natal y en la parte continental de China, muchos de los cuales aprovecharán la cercanía geográfica y en avión o ferri llegarán a Las Vegas de Asia.
La velada tendrá como colofón el esperado duelo en las 126 libras entre el supercampeon de la Asociación Mundial (AMB), el sudafricano Simpiwe Vetyeka (26-2-0, 16 KOs), y el filipino Nonito Donaire (32-2-0, 21 KOs), quien saldrá como retador en busca de su cuarta corona del orbe en el pugilismo rentado en una nueva categoría de peso (quinta sumando a las fajas mosca, gallo y supergallo su título interino supermosca).
Previo al combate estelar Donaire-Vetyeka, se decidirá la suerte de otros dos cetros universales: el del ruso ruso Evgeny Gradovich, mandamás pluma de la Federación Internacional (FIB), y el del jamaiquino Nicholas Walters, también titular de las 126 libras por la AMB, al igual que Vetyeka (supercampeon), pero con el rango de regular (resultado de la absurda retahíla de monarcas súper, interinos, regulares, en receso, eméritos, de plata, etc, que han llevado al boxeo profesional contemporáneo a prostituir el una vez bien definido concepto de campeón).
El caribeño Walters (23-0-0, 19 KOs) actuará como telonero junto a su contrincante de turno, el armenio nacionalizado australiano Vic Darchinyan (39-6-1, 28 KOs), un veterano de 38 años que exhibe como palmarés sus reinados del planeta en las 112 y 115 libras durante la pasada década.
Gradovich (18-0-0, 9 KOs) lo antecederá en la antepenúltima refriega, donde no debe afrontar grandes contratiempos para despachar al belga Alexander Miskirtchian (24-2-1, 9 KOs).
Pero ni Walters ni Gradovich contarán con el respaldo de Rex Tso, quien junto a Nonito Donaire y el ídolo local Kuok Kun Ng (que también verá acción en la fecha) protagonizarán las peleas más esperadas por los miles de aficionados que se darán cita en la Arena Cotai.
Tso (12-0-0, 8 KOs) defenderá sus dos cinturones supermosca (115 libras): el de monarca continental de Asia (Consejo de Boxeo de Asia), por el Consejo Mundial (CMB), que expondrá por tercera vez; y el de titular de Asia-Pacífico, versión Organización Mundial (OMB), que recién se adjudicó el pasado 22 de febrero noqueando al tokiota Mako Matsuyama.
Su contrincante será el sustituto de última hora Ratchasak Kokietgym (22-2-1, 10 KOs), aunque sería aventurado garantizar que el tailandés es ya el boxeador que definitivamente subirá al ring para cruzar guantes con el hongkonés. Kokietgym, mandamás gallo (118 lb.) de Asia, avalado por la AMB, es el tercer oponente que le reservan a "El Chico Maravilla" para su venidero compromiso en la ex colonia portuguesa, y el segundo en menos de dos semanas.
Tso se alistaba para medirse al peligroso tailandés Tiger Tor Buamas (17-1-0, 12 KOs), sustituto del japonés Atsushi Kakutani (14-4-1, 7KOs), quien fue el hombre elegido inicialmente, pero se vio forzado a cancelar la cita por una fractura en la muñeca cuando se entrenaba para la función de Macao.
Sin embargo, los problemas de Buamas para obtener su licencia al no rebasar el examen médico de la Organización Mundial (OMB) y la Organización China de Boxeo Profesional (según un funcionario de esta última entidad los análisis de sangre dieron positivo por hepatitis B) obligaron al reemplazo por su compatriota (Kokietgym).
Buamas se planteaba como un contrincante de cuidado por su condición de zurdo (al igual que Tso) y su efectividad en el golpeo con la mano izquierda. La única vez que Tso se midió a un peleador con estas características fue en 2012, frente al kirguizo Timur Shilezov, y pasó apuros antes de alzarse con el éxito por nocaut técnico.
El cambio de hace dos semanas de Buamas por el nipón Kakutani había obligado al equipo del hongkonés a replantearse la estrategia y buscar nuevos sparrings. Ahora, la nueva permuta de contrario (Kokietgym por Buamas) es en cierta medida un infortunio feliz, pues Tso cumplimentó la mayor parte de su preparación, en Hong Kong y en Filipinas, con la idea de que sería un púgil derecho quien escalaría en la esquina opuesta.
Kokietgym no será un paseo en lo absoluto, considerando su experiencia como rentado (13 peleas profesionales más que Tso), pero parece
hecho a la medida de "El Chico Maravilla" hongkonés, quien debe imponer su mayor alcance y velocidad de manos y piernas camino al triunfo.
El combate ha quedado pactado a 10 asaltos, con un peso límite de 117 libras, 2 por encima de la división supermosca, aunque ambos cinturones de Tso estarán en juego.
A pesar de los continuos cambios de rival, el nacido en la región china de Hong Kong mantiene intacta su confianza en la victoria, y así lo recalcó en entrevista ofrecida al rotativo South China Morning Post esta semana.
"Obviamente, es frustrante que deba enfrentar a un oponente diferente (del original) otra vez, pero sigo muy contento de poder pelear en Macao. Acabo de finalizar mi período de entrenamiento de seis semanas en Filipinas y me siento tan listo como nunca."
En otras circunstancias, lo más aconsejable hubiese sido posponer la presentación de Rex Tso a la espera del contrincante definitivo, y disponer del tiempo necesario para planificar la estrategia y la preparación específicas.
Pero el hongkonés y su equipo están conscientes de que el sendero hacia una posible pelea por un cetro mundialista antes de que concluya 2014 no admite dilaciones, y aun cuando las permutas repentinas de oponente siempre conllevan riesgos, el nivel de competencia al que Tso todavía se enfrenta permite darse el "lujo" de seguir con el show en estos casos y no alterar el guion de Bob Arum (uno de sus promotores).
Ya lo dejó claro el fundador y presidente de Top Rank el pasado 22 de febrero, en Macao, concluidas las hostilidades de "Ring de Oro" ("Ring of Gold"), refiriéndose al chino Zou Shiming y a Rex Tso, ambos victoriosos en aquella velada.
"Zou (Shiming) avanzará hacia una pelea de 10 rounds (en su compromiso del próximo 19 de julio) rumbo a un título mundial. Estamos también aspirando a que Rex (Tso) compita por un cinturón mundial a finales de año. Si todo marcha bien con Tso y su equipo de representación, pudiéramos tener un par de (combates por) títulos mundiales en una misma noche. Eso sería indiscutiblemente genial."
Y esa es la ansiada meta del hongkonés de 26 años, pero antes deberá sumar la decimotercera víctima a su lista de derrotados. Si el rival de turno se llama Atsushi Kakutani, Tiger Tor Buamas o Ratchasak Kokietgym no es un detalle al que por el momento deba conferirle relevancia: ganar, ganar y ganar –preferentemente antes del límite– es lo que ahora cuenta para Rex Tso; el resto, que lo deje en manos de Arum y sus lugartenientes en Top Rank.