Seúl.-A pesar de que recibió una caída, el campeón mundial japonés Koki Kameda supo reponerse y derrotar por fallo dividido al surcoreano Jung Oh Son, el 19 de noviembre en el Convention Center, de Jeje, Surcorea.
En un pleito de constantes intercambios en el que se otorgaron medios puntos, Kamedarecibió el respaldo de dos jueces, en tanto el otro se inclinó por Jung.
Silvestre Abainza (115-112) y Carla Cáiz (114,5-114) votaron a favor de Kameda y Alfredo Polanco (15,5-113,5) lo hizo por el boxeador local.
Tras un intercambio en el décimo asalto, Kameda fue a la lona, pero consiguió recuperarse, pegar buenos golpes en el resto del pleito y retener por octava ocasión la faja gallo de la Asociación Mundial (AMB).
Kameda (32-1-0, 17 KOs) acumula 10 victorias consecutivas después de su único revés ante el zurdo tailandés Pongsaklek Wonjongkam, el 27 de marzo de 2010 en Tokio, donde disputaron el cinturón de peso mosca del Consejo Mundial (CMB). En ese momento acumulaba 22 triunfos en línea.
Con 26 años, Kameda exhibe coronas en las divisiones minimosca y mosca. La faja de la división gallo la conquistó por decisión unánime frente al venezolano Alexander “El Explosivo” Muñoz el 26 de diciembre de 2010 en Saitama, Japón.
“Será la primera vez que peleo por el campeonato mundial en otro país”, había expresado Koki en rueda de prensa. “Voy a noquear a mi rival aunque sea en su territorio. Los hermanos Kameda en unión de nuestro padre (Shiro Kameda), queremos llevar a cabo funciones en otros países como Surcorea, México, Estados Unidos y otros”.
Koki Kameda es el mayor de tres hermanos, Daiki y Tomoki, también boxeadores profesionales, quienes fueron entrenados por su padre Shiro hasta 2007. Daiki ostenta la corona supermosca de la AMB y Tomoki conquistó el cinturón gallo de la Organización Mundial (OMB) el 1 de agosto pasado.
Koki, como le llaman sus coterráneos, es actualmente el boxeador más popular de Japón y sus pleitos lo siguen en más del 50 por ciento de los hogares de esa nación del lejano oriente, de acuerdo con los ratings televisivos.
Pero junto a sus indiscutibles virtudes como peleador, Koki Kameda también sobresale por su insolencia y arrogancia dentro y fuera del ring. Insultos y palabras poco corteses para sus rivales, contradicen la educación y el respeto característicos de la cultura japonesa.
El surcoreano Jung-Oh “El Huracán” Son (20-5-2, 6 KOs) suma 13 victorias y un empate en sus últimos pleitos. No combatía desde diciembre de 2012 cuando se impuso por unanimidad a su compatriota Jong-Min Jung, en Seúl.
Antes de su actual racha, el filipino Federico “Magnífico” Catubay lo había derrotado por unanimidad el 25 de marzo de 2006, en Jeonju City, Sudcorea. Son cayó a la lona en el segundo round.