Nueva Jersey.-El cubano Odlanier Solís deberá exponer en enero el título pesado Intercontinental de la Federación Internacional (FIB) frente al camerunés Carlos Takam, en "pelea obligatoria", según dispuso esa organización boxística.
El combate entre "La Sombra" Solís (20-1-0, 13 KOs) y Takam (28-1-0, 22 KOs) irá a una subasta para definir la promotora que organiza el pleito, además de las ganancias de ambos púgiles, la sede, el lugar de la reyerta, así como otros detalles organizativos.
Con el propósito de mantener la actividad competitiva, "La Sombra" Solís (20-1-0, 13 KOs) tenía previsto enfrentar al estadounidense Kevin "Kingpin" Johnson (29-3-1, 14 KOs) el 26 de noviembre en Sunrise, Florida.
José Pérez, mánager de Solís, explicó que la FIB les comunicó que tendrían que rivalizar con Takam, cuarto en el ranking Intercontinental, lo que obligaba a suspender el pleito ante Johnson.
"Lo siento por todos los que querían ver como terminaba con la carrera de Solís", escribió Johnson en su cuenta de Twitter.
Posterior a la pelea con Takam, el cubano Solís entrará en una eliminatoria para disputar el título del mútiple campeón ucraniano Wladimir Klitschko, posiblemente en el cercano 2014.
Solís viene de un nocaut propinado en el séptimo round al turco Yakup Saglan, que le permitió retener el título Intercontinental de los pesos pesados, el 27 de julio, en Cuxhaven, Alemania.
Pero a pesar del nocaut, "La Sombra" no estuvo a gran altura, como también ocurrió frente al noruego Leif Larsen, el 22 de marzo, cuando se apropió del cetro Intercontinental en la Sala Universal de Berlín.
Cierto es que Solís estuvo alejado del cuadrilátero tras el espectacular nocaut que le propinó Vitali Klitschko en el primer asalto, el 19 de marzo, de 2011, en Colonia, Alemania, cuando intentaba conquistar el cetro del Consejo Mundial (CMB).
Semanas atrás el promotor turco Ahmet Oner, quien organiza los pleitos del boxeador cubano, declaró que Solís se había excedido mucho en el peso y su entrenador, el también cubano Pedro Luis Díaz lo había amenazado en no continuar asesorándolo en el entrenamiento.
El mismo Oner reconoció que pocos días después Solís había cambiado de opinión, también había disminuido de peso y entrenaba a toda capacidad para su próximo compromiso en el cuadrilátero.
"Solís tomo muy a pecho las palabras de Díaz, ha dado un giro a su vida y está en una nueva etapa para conquistar la corona de los pesos pesados", señaló Oner.