ALL ACCESS: Mayweather vs. Berto Epilogue Video Preview

“I’ve been looking back on my career. Everything you taught me from day one, I’ll always remember.”

A REFLECTIVE FLOYD MAYWEATHER THANKS HIS FATHER, CORNER BEFORE ANSWERING THE FINAL BELL:

{youtube}YdGdlCnr1xI{/youtube}

ALL ACCESS: Mayweather vs. Berto Epilogue Premieres Saturday,

Immediately Following Mayweather vs. Berto At 9 p.m. ET/PT On SHOWTIME®

Photo Credit: Esther Lin/SHOWTIME

ALL ACCESS reveals a special moment in the instant before Floyd Mayweather answers the final bell of what is expected to be the final fight of his illustrious boxing career. Check out this preview clip from Saturday’s premiere of ALL ACCESS: Mayweather vs. Berto Epilogue and tune in this Saturday on SHOWTIME for more from the Emmy Award-winning series.

WATCH RELATED VIDEOS ON BOXINGCHANNEL.TV

COMMENTS

-ZonaDeBoxeo.com :

<img src="http://www.zonadeboxeo.com/wp-content/uploads/2016/05/Manny-Pacquiao-Senador-1.jpg">Pacquiao no boxeará en los JJ. OO Río 2016 -Ya es oficial, el filipino [url=https://es.wikipedia.org/wiki/Manny_Pacquiao]Manny “Pacman” Pacquiao no estará representando a su país en los Juegos de la XXXI Olimpiada [url=https://www.rio2016.com/es]Río 2016, al menos no como boxeador. La noticia pone fin a varios meses de continuas especulaciones avivadas por el propio protagonista, quien en más de una ocasión flirteó con la posibilidad de calzar los guantes en la magna cita multideportiva. El viernes (27 de mayo) se cumplió el plazo que le otorgara la Asociación de Alianzas de Boxeo de Filipinas (ABAP, por sus siglas en inglés) y en lugar del sí por el que muchos de sus compatriotas aguardaban, la respuesta que llegó por mediación de un emisario de Pacquiao fue la aspiración del ahora senador de priorizar sus responsabilidades políticas en detrimento de su primera incursión olímpica. “La ABAP respeta la decisión del senador Manny y le desea lo mejor en su trabajo en el Senado”, fue el comunicado que emitió Ed Picson, director ejecutivo de esta entidad que rige el pugilismo a nivel nacional, una vez recibido el mensaje del célebre tagalo. Por su parte, el presidente de la misma organización, Ricky Vargas, agregó que “él (Pacquiao) será más que bienvenido en Río de Janeiro para apoyar a nuestros atletas”. Tan solo una semana antes, en Manila, durante el anuncio público de la victoria de su campaña senatorial, el mejor boxeador profesional de la primera década del siglo XX [url=tel:%282000-2009](2000-2009) había encendido nuevamente la ilusión de muchos de sus compatriotas. “Pensaremos sobre el asunto exhaustivamente. También le preguntaré al pueblo filipino si me va a permitir hacerlo (viajar a Río de Janeiro y dejar a un lado sus nuevos compromisos)”, fueron sus palabras aquel día (19 de mayo) frente a una nutrida multitud de simpatizantes. Al no haber escuchado una respuesta rotunda de Pac-Man, las autoridades al frente del deporte de los puños en la nación insular del Sudeste Asiático le dieron como plazo para que les notificase su intención definitiva hasta el 27 de mayo, la fecha límite para inscribir los nombres de los atletas que participarán en el último torneo preolímpico, que comienza el próximo 11 de junio en la capital azerí, Bakú. El único púgil rentado de la historia con títulos mundiales en 8 divisiones (contando los cinturones lineales) podía acogerse a esta alternativa o incluso aprovechar la invitación a competir en Río 2016 (wild-card) que le hiciera tiempo atrás el máximo directivo de la Asociación Internacional de Boxeo (AIBA, por sus siglas en francés), el taiwanés Ching-Kuo Wu, principal artífice de esta abrupta unión de amateurs y profesionales bajo los cinco aros. Pero ni lo uno, ni lo otro: el flamante ganador de uno de los 12 escaños para la cámara alta del congreso que se pusieron en juego en los comicios presidenciales de inicios de mayo (con más de 16 millones de votos) ha decidido comenzar esta nueva etapa como político con una nota alta, no como campeón del ausentismo. El reconformado Senado (24 miembros) comenzará a sesionar solo dos semanas antes de que se prenda el pebetero olímpico en el Estadio Maracaná, un período en el que Pac-Man, de haberse enrolado en esta aventura, estaría dando los toques finales a su preparación. Significa mucho para Pacquiao evitar el escrutinio al que fue sometido en sus dos mandatos como congresista por Sarangani (2010-2016), un cargo al que llegó después de superar por amplio margen en los sufragios de 2010 al representante del clan Chiongbian, una poderosa y acaudala familia que había estado en el poder en esta provincia por más de tres décadas (Manny recibió el apoyo de más de 120 000 electores; Roy Chiongbian no llegó a los 70 000). A pesar de salir relecto tres años después, la euforia con la que asumió el puesto en la Cámara de Representantes (cámara baja) se fue apagando paulatinamente con la polémica, aupada por los medios de comunicación, sobre sus frecuentes ausencias a las reuniones por encontrarse entrenando para los combates en Estados Unidos y –en par de ocasiones– en la región china de Macao. No solo en casa, también en ultramar se habría ganado duras críticas de haber aceptado representar su bandera en el pabellón de Riocentro, del 5 al 21 de agosto. Para empezar, el hombre que guio sus pasos desde antes de que diera el salto a la fama y hasta el anuncio de su retiro, el promotor estadounidense Bob Arum, ha sido uno de los críticos más acérrimos de esta iniciativa de Ching-Kuo Wu y compañía, por considerarla una locura y, sobre todo, peligrosa para los púgiles aficionados. Pero aunque existen respuestas lógicas para argumentar la posición final que ha asumido Manny, desde el punto de vista sentimental, y hasta patriótico, la noticia no debe haber sido del todo bienvenida por los miles de coterráneos que lo han respaldado incondicionalmente en cada batalla en el ring. Se trataba de su última oportunidad de asistir a unos Juegos Olímpicos de Verano y, además, en él radicaba la principal carta de triunfo de un país de más de 100 millones de habitantes. Pacquiao, que debutó como atleta asalariado con sólo 16 años, en enero de 1995, ha visto pasar de largo cinco eventos cuatrienales –Atlanta 1996, Sídney 2000, Atenas 2004, Beijing 2008 y Londres 2012– y solo vivió medianamente esta experiencia en los de la capital china, donde fue abanderado de su delegación. Abrirle las puertas a los profesionales en Río 2016 supuso su ahora o nunca: para cuando arranque Tokio 2020, habrá rebasado las 4 décadas de vida, justamente el límite de edad establecido por la AIBA. Por otro lado, su más que posible metal áureo en la cita estival que estrenará como sede a Sudamérica se habría convertido en el primero en la historia de su país, nada menos que en su vigesimoprimera participación olímpica desde París 1924 (Filipinas no asistió a Moscú 1980). A nueve medallas –0 oro, 2 platas y 7 bronces–, cinco de ellas al cuello de boxeadores (2 y 3), se resume el acumulado de los deportistas filipinos, que no escalan el podio desde hace 20 años, cuando Mansueto Velasco perdió en la final del peso minimosca (48 kg) frente al búlgaro Daniel Petrov. Todo apunta a que la espera de 92 años no terminará en Río de Janeiro. En los puños de Manny Pacquiao se concentraban las mayores esperanzas de toda Filipinas y su decisión, aunque suene a reclamo egoísta, obliga a posponer de manera indefinida ese sueño dorado