Pacquiao Arrives in LA
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePin on Pinterest
toprank_cozzone_Pacquiao_arrival_LAX0039Oct. 8, 2011, Los Angeles, Calif. —     World Welterweight Champion Manny Pacquiao makes his arrival at LAX Airport for his upcoming world championship mega-fight against Juan Manuel Marquez, Saturday, Nov. 12 at the MGM Grand in Las Vegas  Promoted by Top Rank, in association with MP Promotions, Marquez Boxing, Tecate and MGM Grand, Pacquiao vs Marquez III will be produced and distributed by HBO Pay Per View.

Comment on this article

COMMENTS

admin

Los amantes del boxeo entraditos en años seguro recordarán cuando, de manera extraoficial, comenzó a hablarse de un posible combate en los años 70´s entre el cubano Teófilo Stevenson (301-20), triple campeón olímpico y mundial de los pesos completos, y el monarca mundial estadounidense Muhammad Alí (56-5, 37 KOs). Considerados ambos en la cima de la disciplina, uno en el campo aficionado y el otro a nivel profesional, los dos eran carismáticos, tenían parecidos físicos y técnicos, amén de una buena pegada. Pero si la pelea se hubiese efectuado, muchos ajustes al reglamento se habrían requerido, porque existen muchas coincidencias estructurales, pero sin dudas son parientes lejanos de una misma familia. El boxeo aficionado no va más allá de cuatro asaltos de dos minutos cada uno, con uno de descanso y es obligatorio el uso de protectores de cabeza. Lo importante es marcar los golpes que cinco jueces y no tres como en el profesionalismo se encargan de determinar el ganador. También se caracteriza por proteger, a veces en exceso, a los púgiles, a los cuales de sólo verlos sangrando se solicita la presencia del médico y en algunos casos, los propios árbitros se encargan de detener la pelea. Además en el boxeo aficionado se ven muy pocos fuera de combate, importante incentivo en este deporte que disfruta la afición. No son aquellos tiempos hasta el pasado sigloen que los boxeadores profesionales peleaban 15 o más asaltos. En la actualidad los reglamentos se han modificado con el fin de evitar desgaste físico e incluso para evitar pérdidas de vida, como ha ocurrido a lo largo de la historia de este deporte. No obstante, en este año 2011 a punto de expirar no se ha tenido que lamentar ninguna muerte en los Estados Unidos debido a los golpes sufridos sobre el ring. El pugilismo rentado es de muchos golpes con potencia, y requiere de una gran preparación física, para poder resistir 12 asaltos dando y recibiendo golpes con rivales en muchos casos de primer nivel, que si bien pelean por vocación, también encuentran una vía económica de lograr el éxito. Como ejemplo bastaría señalar que la reciente pelea entre el filipino Manny Pacquiao (54-3-1, 38KOs) y el mexicano Juan Manuel Márquez (53-6-1, 39 KOs), le ofreció al asiático 30 millones de dólares, mientras el azteca ganó unos diez millones y también logró asegurar una cuarta pelea contra su archirrival, y el aliciente de que en su caso podrá llevar a su casa alrededor de 25 millones de dólares. Las medallas en eventos mundiales u olímpicos son el principal incentivo en el boxeo aficionado, ya que los combates carecen de remuneración monetaria, lo cual estaría en contradicción con el espíritu que lo creó. Por esa razón el salto al profesionalismo es un hecho en la mayoría de quienes alcanzan un nivel propicio para establecerse en el boxeo rentado. Sobran ejemplos de unos cuantos que lo han hecho, entre ellos el propio Muhammad Alí y el cinco veces campeón mundial e incluso campeón olímpico de Barcelona 1992, Oscar de la Hoya. Ellos tenían el talento para hacer el grado en el profesionalismo y también desearon conocer hasta dónde eran capaces de ascender en la discipliina Raras veces los profesionales van a” bailar” al ring sólo unos pocos lo hacen para disgusto del público, más bien suben a fajarse a “palos”, casi siempre después de un primer asalto de estudio, y lo hacen yendo a buscar el triunfo en cualquiera de las distancias sin dejar de tirar. Los aficionados buenos se caracterizan por dominio de la técnica, y el que tiene pegada lo mismo la va a poner a prueba de fuego en uno u otro lado, y en ese aspecto sobran ejemplos de hombres que han caminado en una y otra y han hecho valer sus nombres. El amateurismo en el boxeo está en crisis al carecer de un elemental apoyo para hacer crecer la disciplina. La calidad, por tanto, en general es baja. Claro, no hay duda de que los combates profesionales poseen una mayor difusión, debido no sólo a su calidad y a la respuesta de sus fanáticos, sino a las super ganancias económicas que ofrecen a todo el entramado que rodea los pleitos, que van desde los boxeadores, las televisoras y a las compañías manejadoras de sus pupilos. Casi todo el mundo se lleva un buen poco a sus bolsillos. En fin, que pese al peligro de ser un boxeador rentado, hoy son más los que se interesan por llegar a sus filas, que detenerse por mucho tiempo en el nivel aficionado. Allí sólo valdrá para el salto al ring donde los golpes duelen más, y en muchos casos es cierto que por amor, porque se ama el país donde se nació y cueste lo que cueste muchos estarán interesados en querer escuchar desde el podio las notas de su Himno Nacional. No pelearon nunca Teófilo Stevenson y Muhammad Alí como se soñó en Cuba y Estados Unidos y casi se logra, pero entonces por lo menos se podía pensar en un combate de esta naturaleza que obligaría a cambios sustanciales de reglamento, pero hoy la división insignia del pugilismo apenas tiene hombres de calidad para un buen combate profesional, y mucho menos se puede creer en una pelea entre un aficionado y un profesional en ese peso. Disciplinas con idénticos aditamentos (guantes, zapatillas, ring, jueces, etc), se diferencian en el peso de los guantes, los planes de entrenamiento, la extensión de los asaltos y las ganancias. No hay dudas que ambas disciplinas provienen de un mismo origen, como si se tratara de hermanos, pero de hermanos diferentes.